BlogComentario del Evangelio

Comentario del Evangelio del Tiempo de Cuaresma Mc 1,12-15

El pasado miércoles de ceniza comenzábamos con toda la Iglesia el santo tiempo de Cuaresma, escuchando con admiración la gran oferta que nos hacía San Pablo: ahora es el tiempo propicio de la gracia, el día de la salvación. Nos exhortaba a no recibir en vano, a no echar en saco roto la gracia de Dios, que nos llama a todos a la conversión, es decir, a una nueva vida transformada por la acción del Espíritu Santo. Recibimos con actitud penitencial la ceniza bendecida, que nos recordaba la precariedad de nuestra vida mortal y nuestro propósito de atender con el mayor interés a la santificación de nuestro corazón, poniendo en un segundo plano el cuidado de nuestro cuerpo.

El Señor en el Evangelio de ese día nos ofrecía las herramientas tradicionales para llevar a cabo, bajo la acción del Espíritu Santo, la necesaria conversión: la oración, el ayuno y la limosna, todo realizado bajo la mirada de nuestro Padre celestial, con toda sinceridad y rechazando toda hipocresía o apariencia de vanidad. Yo pienso, hermanos, que hoy día no corremos peligro de hipocresía a la hora de orar, ayunar y dar limosna; el peligro está, me parece, en que no oramos, ni ayunamos ni damos limosna como deberíamos.

En nuestro canal de YouTube tenemos muchos vídeos informativos, de entretenimiento y más.

No olvides suscribirte haciendo clic en el siguiente enlace! https://bit.ly/2BeVJoj

También síguenos en:

Facebook: https://www.facebook.com/PrelaturaMoy…
Twitter: https://twitter.com/Prela_Moyobamba
Instagram: https://www.instagram.com/prelaturamo…

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *